Síguenos en:
Categorías

La televisión es una parte ineludible de la cultura moderna. Dependemos de la televisión para el entretenimiento, las noticias, la educación, la cultura, el clima, los deportes, e incluso la música, desde el advenimiento de los videos musicales.

Con más y más formas de ver la televisión, prácticamente disponemos de un completo acceso a opciones de buena calidad y contenido de televisión diversificado. En este entorno televisivo lleno de gente, la clave es proporcionar a las personas una experiencia de visualización guiada y sobre todo de entretenimiento que resulta importante en una época donde todo debe ser divertido.

Y es que debemos decir que para las familias, en ocasiones las televisiones han asumido el papel de un padre o abuelo en casa porque en una sociedad materialista ambos padres están ocupados ganándose la vida y tienen poco tiempo para sus hijos.

El cambio es lo único constante en la vida. Hubo un tiempo en que los recursos de entretenimiento eran limitados, pero uno tenía ese gran propósito en la vida y el tiempo para experimentar las recompensas de la naturaleza, fuertes lazos familiares y comunitarios, compartir opiniones entre sí, hablar y participar en las tareas domésticas añadió no sólo variedad de experiencias reales, sino hizo la vida mucho más agradable, también.

Hemos de decir que el papel de la televisión, hoy, se ha extendido más allá del entretenimiento aunque ha contribuido como un medio de mensaje que promueve un sinfín de cosas interesantes. Si bien puede ser inevitable que sigamos viendo la televisión, la clave, dicen los expertos, es la moderación. Debe ser sin duda un uso limitado hacia las pantallas de cualquier tipo y se debe supervisar lo que se quiere observar en televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *