Síguenos en:
Categorías

LAS VACACIONES IMPACTAN EN LA FELICIDAD DE LOS NIÑOS MAS QUE LOS JUGUETES

Las vacaciones, ese ansiado momento que parece no llegar nunca. Contamos los meses, los días y las horas para disfrutar de esos días de desconexión en los que abandonamos la rutina diaria. Son días en los que hacemos cosas diferentes, salimos de casa, disfrutamos de la playa, la montaña, la piscina o incluso de la ciudad. Esta sensación de libertad y bienestar no sólo la vivimos los adultos, los niños también son felices en vacaciones.

Tanto es así que un reciente estudio afirma que las vacaciones tienen un impacto mucho mayor en la felicidad de los niños e incluso en su bienestar que los juguetes.

Los niños son más felices en las vacaciones

Una investigación publicada en el Journal of Commercial Research afirma que las vacaciones tienen un impacto más profundo en los niños que los regalos materiales como juguetes u otros caprichos. Producen en los niños una sensación de felicidad y bienestar más intensa y duradera. Y es que, los viajes, escapadas o vacaciones no sólo son diversión, además son importantes para el crecimiento emocional de los niños.

Según este estudio los niños que pueden salir de vacaciones, ya sea por un largo período, un puente o un fin de semana, cuando vuelven a la escuela obtienen mejores notas en lectura y matemáticas que los niños que no viajan. Además el informe explica que los efectos positivos que tienen en el niño no son sólo instantáneos, en el momento en que sucede, sino que también lo son a largo plazo, ya que generan recuerdos positivos y duraderos. Tanto es así, que una encuesta llevada a cabo en Gran Bretaña revelaba que una gran mayoría de personas elegía las vacaciones familiares como su recuerdo favorito de la infancia. 

Cuando salimos de vacaciones o nos escapamos unos días fuera de nuestro lugar de residencia los niños descubren lugares y actividades nuevas. Esto ayuda a desarrollar y estimular partes del cerebro, desde la gestión del estrés a la capacidad de aprendizaje.

Por qué las vacaciones impactan en la felicidad de los niños

Las vacaciones son mucho más que ese momento en el que estamos dándonos un bañito en el mar, haciendo una ruta por la montaña o disfrutando de un fin de semana en el campo, son antes y son después e impactan muy positivamente en el niño:

– Fomentan el vínculo en la familia ya que antes de que lleguen las vacaciones hay que planificarlas: elegir el lugar, ver imágenes de dónde iremos o planear actividades que podemos hacer.

– Los niños pueden aprender a ahorrar dinero: no todo el mundo puede disfrutar de unas vacaciones, la economía familiar hace que muchas familias no puedan tener unos días fuera en años, pero aquellos que disponen de unos ingresos que permiten esos días fuera pueden enseñar a los niños a planificar la economía para poder llevar a cabo esas vacaciones. Se puede tener una hucha donde la familia pueda poner aportaciones a lo largo de todo el año, por ejemplo, “en lugar de gastar este dinero en helados, vamos a echarlo a la hucha de las vacaciones”.

– Tienen un alto impacto en la memoria: forman parte de los recuerdos de una persona, duran mucho más que esos días que pasamos fuera. Podemos hacer un ejercicio con los niños de forma habitual de recordar las cosas que hicimos, los lugares que visitamos o aquella anécdota tan divertida que nos pasó.

En definitiva, podemos comprar a los niños los mil y un juguetes, ceder a todos los caprichos que nos van pidiendo y, sin embargo, no lograr que estén felices. Pero, podemos salir unos días fuera todos juntos y disfrutar de unos días de novedades, de descubrir, explorar, disfrutar, estimular el vínculo familiar, en definitiva, de salir de la rutina diaria, y lograremos una sensación de bienestar y felicidad en los niños mucho mayor que todos esos juguetes y caprichos.

 

¿Por qué el juego es tan importante para los niños?

Cuando los niños juegan, no solo se entretienen y pasan el tiempo: el juego cumple un papel fundamental en su desarrollo. Capacidades como la afectividad, la motricidad, la inteligencia, la creatividad y la sociabilidad se activan y estimulan en el momento en que el pequeño juega.

El juego, la razón de ser de la infancia

El juego es una actividad de vital importancia para los niños. Lejos de tratarse de meras actividades para entretenerse o pasar el tiempo, jugar tiene una gran utilidad para el desarrollo del menor y es fundamental en su crecimiento. Por eso, su derecho al juego y el esparcimiento forma parte de la Convención sobre los Derechos del Niño, establecida por las Naciones Unidas.

Como indica la ‘Guía práctica para padres‘ de la Asociación Española de Pediatría (AEP), “en la primera infancia los juegos implican aprendizaje, estimulación y experimentación para los pequeños“. Tanto el juego como los juguetes “les ayudan a conocerse y a desarrollar su personalidad en áreas como la afectividad, la motricidad, la inteligencia, la creatividad y la sociabilidad”.

El documento de la AEP añade que, en las edades más tempranas, el juego “tiene un gran componente educativo que ayuda al menor a progresar en su desarrollo motor y a avanzar en la esfera intelectual y sociabilizadora a través de la comunicación e interrelación con los que le rodean”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), por su parte, especifica que “todos los niños del mundo juegan, y esta actividad es tan preponderante en su existencia que se diría que es la razón de ser de la infancia”. Este organismo subraya que el juego es vital, puesto que “condiciona un desarrollo armonioso del cuerpo, de la inteligencia y de la afectividad”. El que no juega, afirma la UNESCO, “es un niño enfermo, de cuerpo y de espíritu”.

Beneficios del juego infantil

El juego infantil es una actividad que se realiza por placer, se elige con libertad y requiere de una participación activa del pequeño. Así lo asegura el pediatra y puericultor Juan Fernando Gómez Ramírez, quien además explica que jugar favorece el desarrollo social y la actividad y está en la base misma de la cultura.

Gómez Ramírez resume los beneficios del juego en los siguientes ítems:

  • Es indispensable para la estructuración del yo.
  • Permite al niño conocer el mundo que le rodea y adaptarse a él, ya que durante el mismo juego el menor crea mecanismos para adecuarse a cada situación y comportarse en ellas con mayor facilidad.
  • Enriquece la imaginacióny promueve los procesos creativos.
  • Desarrolla y ejercita la observación, la atención, la concentración y la memoria.
  • Favorece la sociabilidad tempranay las habilidades de comunicación social.
  • Enseña a respetar las reglas.
  • Permite experimentar temores y frustraciones, así como triunfos y derrotas.

Sigmund Freud explicó que los niños no juegan solo para repetir situaciones placenteras, sino también para elaborar las que les resultaron dolorosas o traumáticas. Por todos estos motivos, los juegos son un asunto serio para los más pequeños. Y eso se hace visible cuando uno comprueba la seriedad con que ellos afrontan sus juegos.

JENGA: EL JUEGO QUE AYUDA A DESARROLLAR EL CEREBRO

Se acercan las Navidades y con ello el momento de empezar a elegir los juguetes que traerán los Reyes Magos a los niños y niñas. Es un buen momento para aprovechar y comprar aquellos juguetes que ayuden al desarrollo de los peques. La jenga de madera es el juego que ayuda a desarrollar el cerebro. ¿Existe algo mejor?

La jenga es un juego que consiste en quitar piezas e ir colocándolas en la parte superior, consiguiendo que la torre se siga manteniendo en pie. Este juguete pone a prueba cuestiones tan básicas como el pulso, aunque también ayuda a desarrollar la pericia y la lógica. Viene con un dado, que es el que indica el número que hay que retirar en cada turno. La idea es conseguir quitar las piezas, utilizando siempre dos dedos, sin que la torre se desmonte. Un juego divertido y original con el que los niños lo pasarán en grande.

Beneficios que aporta la jenga

Este juego, tan sencillo y entretenido, aporta numerosos beneficios a los más pequeños. Entre ellos, encontramos que la jenga es un juego que:

  • Ejercita la concentración. Es un juego que ayuda a que los niños y niñas mantengan siempre la concentración activa. Tendrán que prestar atención a lo que sucede y poner toda su concentración para no tirar la torre.
  • Desarrolla la paciencia. También les ayuda a desarrollar la paciencia, ya que es un juego en el que tendrán que esperar a que los demás jugadores terminen. Además es un juego lento que requiere de la concentración adecuada, por lo que la paciencia se desarrolla al máximo.
  • Desarrollan su capacidad de análisis. Deberán analizar la mejor forma de quitar la pieza adecuada evitando que la torre se derrumbe por completo. Esto hace que se potencie increíblemente su capacidad de análisis. Analizar la situación y apostar por la pieza idónea es una tarea que tendrán que realizar por sí solos.
  • Les ayuda a tomar decisiones. Este juego también es maravilloso para aprender a tomar decisiones. Se concentran en el juego, analizan la situación y, por último, eligen la pieza que deben sacar. Se trata de un proceso básico que realizarán a lo largo de su vida: concentración, observación y decisión. Es una forma maravillosa de ayudarles

Es un juego bastante sencillo pero que aporta muchísimos beneficios a los pequeños. Potencia el sentido de la lógica, la coordinación manual, la atención, la percepción del espacio… Es un juego divertido y entretenido que ayuda a socializar, ya que también puede jugarse en compañía. Es un juguete de madera maravilloso que potenciará destrezas tanto físicas como mentales.

2 respuestas a LAS VACACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *